viernes, 20 de agosto de 2010

59

Gira el sol, giran las lunas, los labios abiertos por la sorpresa. En este día de ritmos sin temor y angustia disipada, el espejo de agua al evaporarse me deja sólo más sueños.

El mundo no es una manzana, es el caos ordenado bajo la orden precisa del deseo.

2 comentarios:

Q dijo...

el caos ordenado bajo la orden precisa del deseo...

Furtiva dijo...

Sí... :-)