domingo, 1 de agosto de 2010

48

No me quedan más lágrimas para ti. Sobre los dragones aprendí a seguir tus pisadas de nube, a entender el universo pequeño de tu miedo. Éramos dioses, Hombre Sin Nombre, y la soberbia no da cabida al arrepentimiento. En esta muerte súbita de nosotros te regalo, con mi mejor fuerza, la ausencia de dolor. Para siempre.

You could go all day
and not make a sound.
(Azure Ray)

2 comentarios:

Silencio dijo...

Regalar la usencia del dolor es ambiguo, porque sin dolor no hay forma de buscar, entonces no pasara nada, el mundo de no pasa y no duele nada el es peor de todos.

Furtiva dijo...

Así de triste fue el quiebre de este universo, que no dejó nada por buscar, que se condenó a la suspensión de la pequeña vida que creaba.