miércoles, 11 de agosto de 2010

54

Era tan débil y vivía en un mundo tan confuso, que creyó que el temblor de cabeza y rodillas que lo atravesaba era mal de amores y no tan sólo la hora de la comida que lo torturaba con el hambre.

1 comentario:

santiago tena dijo...

a veces el hambre y el desamparo se juntan