viernes, 15 de octubre de 2010

86

Y al borde de esa espalda imprevista, rodeada de la noche más fría del otoño, se aquietaron las horas de baile y sudor, se apagaron las palabras como brazas y me quedé dormida.

1 comentario:

Secreto dijo...

Bailes maliciosos.