sábado, 15 de mayo de 2010

29

La lengua de los pájaros que dialogan, jugando y rebotando el sonido de los trinos en los muros de la universidad, nos recuerdan el ridículo que hacemos nosotros, los fallidos ordenadores de un mundo que se niega a obedecer.

1 comentario:

crimentalista dijo...

Pero hay cantos que convencen, otros que embrujan, entre esa mayoría de ridículos. Gracias. Muchos abrazos.