lunes, 25 de enero de 2010

3

Ni la rapidez ni la eficacia hacen menos miserables los momentos en los que la tristeza se ejerce como un deber.

1 comentario:

Máximo Ballester dijo...

Estoy gratamente sorprendido. Muy.
Celebro tu talento.